Skip to Content

Relación bilateral con Brasil e integración regional

  • warning: Parameter 2 to genericplayers_swftools_flashvars() expected to be a reference, value given in /data_cpro6462/ranp/public_html/includes/module.inc on line 476.
  • strict warning: Non-static method view::load() should not be called statically in /data_cpro6462/ranp/public_html/sites/all/modules/views/views.module on line 906.
  • strict warning: Declaration of views_handler_argument::init() should be compatible with views_handler::init(&$view, $options) in /data_cpro6462/ranp/public_html/sites/all/modules/views/handlers/views_handler_argument.inc on line 744.
  • strict warning: Declaration of views_plugin_row::options_validate() should be compatible with views_plugin::options_validate(&$form, &$form_state) in /data_cpro6462/ranp/public_html/sites/all/modules/views/plugins/views_plugin_row.inc on line 134.
  • strict warning: Declaration of views_plugin_row::options_submit() should be compatible with views_plugin::options_submit(&$form, &$form_state) in /data_cpro6462/ranp/public_html/sites/all/modules/views/plugins/views_plugin_row.inc on line 134.

Además de aproximar las dos naciones, la cooperación mutua se transformó en una referencia para los demás países de Latinoamérica.

Está faltando algum conteúdo do Flash que deveria aparecer aqui. Talvez seu navegador não possa exibi-lo. Instale a última versão do Flash em seu computador, ou atualize sua versão.

(7’18” / 1.67 Mb) - En el año de 2003, las relaciones comerciales entre Brasil y Venezuela involucraron 880 millones de dólares. En 2011, este número alcanzó la suma de 5,9 mil millones, según los datos del Instituto de Pesquisa Económica Aplicada (Ipea) de Brasil. En el último período, este país obtuvo un superávit positivo, debido a la venta de US$ 4,7 mil millones a los venezolanos y la importación de US$ 1,2 mil millón. El crecimiento fue incentivado por la construcción de una relación bilateral entre ambos los países que tuvo comienzo en los primeros momentos del gobierno de Hugo Chávez.

El embajador de la República Bolivariana de Venezuela en Brasil, Maximilien Arvelaiz, señala que la sociedad no se restringió a la economía y forma parte de un ambicioso proyecto de integración regional.

“Es imposible imaginar cualquier proceso de cambio y de integración regional sin Brasil como un compañero. Es por ello que la primera visita de Chávez como presidente electo fue para Brasil, a fines de 1998, cuando él salió de Caracas para reunirse, en la capital brasileña, Brasilia, con el presidente de aquella época, Fernando Henrique Cardoso.”

De acuerdo con la interpretación de Maximilien, además de aproximar las dos naciones, la cooperación mutua se transformó en una referencia para los demás países de Latinoamérica. Él cree que la “tendencia progresista” y la amistad entre Hugo Chávez y el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva contribuyó para que el proceso fuera más amigable.

“A partir de 2003, con la elección del presidente Lula, el proceso sufrió un desarrollo cualitativo extraordinario. A partir de eso, se establecieron innumerables relaciones de cooperación entre Brasil y Venezuela, en las que el elemento político se tornó un componente fundamental, una palanca, en que la relación entre Caracas y Brasilia se transformó en un dinamizador fundamental para todo el proceso de integración y unión que vivimos en Latinoamérica desde comienzos de 2000.”

Alto potencial y bajo IDH

Venezuela fue legitimada como detenedora de la mayor reserva de petróleo del mundo, con potencial para producir aproximadamente a 297 mil millones de barriles. El país posee 1,5 mil kilómetros de frontera con Brasil, con su principal salida para el Caribe, a partir de la región amazónica brasileña. Esas características con consideradas estratégicas y componen un potencial jamás explotado, como explica el jefe de la Misión del Instituto de Pesquisa Aplicada (Ipea) en Venezuela, Pedro Silva Barros.

“Una integración de la infraestructura productiva entre Amazonia – considerada la mayor reserva de biodiversidad del mundo – con la franja petrolífera del Orinoco fusionaría el proceso de desarrollo de las dos áreas y potencializaría el crecimiento de los dos países. Son dos áreas prósperas, pero con un índice de progreso menor que el promedio de los respectivos países.”

Venezuela es la segunda mayor alianza comercial de Brasil, sólo inferior a la de Brasil con los EE. UU. Barros señala que la relación de compra y venta entre Brasil y Venezuela, a pesar de vigorosa, no está asegurada y depende del acercamiento entre los sectores productivos.

“El principal reto es transformar el aumento del comercio en integración productiva. Otro desafío es vincular el proceso de desarrollo económico, social y político brasileño al de sus vecinos, fortaleciendo instituciones multilaterales como el Mercosur y la Unasur. Y también promoviendo proyectos conjuntos, principalmente en las áreas de frontera.”

A partir de esos rumbos políticos, instituciones oficiales se instalaron en el país vecino. Entre ellas, el Ipea, la Empresa Brasileña de Pesquisa Agropecuaria (Embrapa) y la Caja Económica Federal. La hermandad también abrió un espacio para las empresas privadas, sobre todo para las contratistas, que hoy son las responsables por los grandes emprendimientos de infraestructura – llevados a cabo con el financiamiento del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES).

Los emprendimientos más significativos son los puentes sobre el río Orinoco – el segundo mayor de Sudamérica en lo que tañe al volumen de agua –, la expansión del tren subterráneo de Caracas, la construcción de una siderúrgica, de un astillero para la fabricación de embarcaciones petroleras y la participación en el principal programa del gobierno destinado a la construcción de viviendas populares.

Mundo multipolar

Brasil no es la única prioridad de la política externa de Hugo Chávez. Cada día se estrechan más las relaciones con los países que presentan mayor índice de desarrollo económico, los llamados Brics.

En 1998, los Brics eran responsables por un 5% de las importaciones venezolanas, mientras los EE. UU. proveían 43% de los productos que Venezuela adquirió en el año. En 2010, los Brics dominabam un 21,5% de ese mercado, frente a una reducción de la participación estadounidense, que cayó a un 31%. Barros arguye que esa reconfiguración de las relaciones económicas es intencional y está asociada a una reconfiguración política.

“Brasil, China y Rusia expandieron su presencia en Venezuela debido a la hegemonía en las relaciones que antes existían con los EE. UU. Eso ocurrió en varias partes del mundo. La India, Brasil, China y Rusia aumentaron su participación en el mercado. Sin embargo, en el caso de Venezuela existe otro componente que no se basa sólo en el aumento de la participación de los países Brics, sino que combina un elemento político también.”

La tesis de Pedro Barros es confirmada por Maximilien Arvelaiz, que comprende el modelo de cooperación venezolano como un esfuerzo geopolítico para la construcción de un mundo multipolar.

“Podemos lograr muchas soluciones mirando los países hermanos de África y Asia, como China y Vietnam; también Rusia, en el este europeo. En fin, países que tienen una tradición industrial y económica y que son muy importantes para nosotros. Así podemos llegar a un mundo multipolar, con varias regiones que buscan el equilibrio. Un mundo de paz y con más justicia social.”

Por Jorge Américo,

Junio de 2012.